Querido Molpe:

¡Muchas Felicidades!

Cuando llegaste me pareciste tan tierno y despistado, que temí por tu supervivencia.

Sin embargo enseguida te hiciste un hueco en el cole y en nuestros corazones. Madurando, pero conservando esa ternura.

Sobre todo, hiciste un agujero muy profundo en el corazón de una niña. Una persona, a la que tratar ha sido una de las mayores satisfacciones que me ha dado esta profesión. Aunque la satisfacción de haberla encontrado, conlleva la desazón de saber que nunca se encontrará otra que la iguale.

Ahora vuelas veloz y alto y te observo desde el suelo, con la satisfacción del que se sabe que ya no es necesitado y con la pena de saber que uno ya no hace falta.

¡Feliz vuelo, Molpe! Ha sido un placer.

Tu Profe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: